3. OPERACIONES SEGURAS EN LOS LABORATORIOS DE BIOTECNOLOGÍA Y DE TIPO BIOLÓGICO
En los laboratorios de biotecnología y de tipo biológico se realizan habitualmente operaciones que comportan diversos riesgos, no ya por la mera manipulación de productos químicos, sino que implican además el manejo de material de vidrio y, ocasionalmente, precisan el aporte de calor o requieren la utilización de botellas de gases a presión.
A continuación, se indican algunas recomendaciones generales y específicas a tener en cuenta, siempre que se realicen trabajos en este tipo de laboratorios.
3.1 Recomendaciones generales durante la permanencia en el laboratorio
3.1.1 Recomendaciones de carácter organizativo
  • La organización del laboratorio referente a distribución de superficies, instalaciones de aparatos y equipos, procedimientos de trabajo, etc., debe estudiarse a fondo, procurando mantener un buen nivel preventivo.
  • Nunca debe trabajar una persona sola en el laboratorio, especialmente cuando realice operaciones de riesgo.
  • Debe comprobarse la ventilación general del laboratorio y mantenerla siempre en perfectas condiciones.
  • También deben revisarse periódicamente la instalación eléctrica y la de gases.
  • Realizar periódicamente un inventario de los reactivos para controlar sus existencias y caducidad y mantener las cantidades mínimas imprescindibles.
  • No utilizar frigoríficos domésticos en el laboratorio.
  • Recoger selectivamente los residuos en recipientes apropiados y retirarlos periódicamente del área de trabajo.
3.1.2 Recomendaciones de carácter personal
  • No ingerir alimentos ni bebidas durante la permanencia en el laboratorio, ni guardarlos en los frigoríficos destinados a material propio del lugar de trabajo.
  • Debe establecerse la prohibición expresa de fumar.
  • No pipetear con la boca.
  • Utilizar los EPIs recomendados para cada trabajo.
  • No usar prendas sueltas ni objetos colgantes y llevar el pelo recogido.
  • Es recomendable lavarse siempre las manos al término de una operación y antes de abandonar el laboratorio.
3.1.3 Recomendaciones de trabajo
  • Comprobar siempre el etiquetado de frascos de reactivos, recipientes y botellas.
  • Etiquetar adecuadamente los productos preparados en el laboratorio.
  • No reutilizar envases para otros productos ni sobreponer etiquetas.
  • Utilizar la cantidad mínima precisa de reactivos.
  • Se debe trabajar en vitrina, siempre que sea posible.
  • Cuando sea necesario trasvasar líquidos, hacerlo con cantidades pequeñas y en las mejores condiciones posibles, evitando salpicaduras y derrames, y siempre a un recipiente adecuado, quedando prohibido el uso de botellas de agua, bebidas o contenedores de alimentos. Si se trata de sustancias inflamables, el trasvase debe efectuarse lejos de focos de calor, llamas abiertas o fuentes de ignición. El recipiente conteniendo el producto trasvasado deberá etiquetarse como el original.
  • Al término de una operación, desconectar los aparatos, cerrar los servicios de agua y gas, limpiar los materiales y equipos, y recogerlos ordenadamente en los lugares destinados al efecto, así como los reactivos.
  • Revisar periódicamente el estado de las instalaciones de protección colectiva (campanas de gases, duchas y lavaojos de emergencia, así como el estado de los desagües).
3.2 Precauciones específicas durante el desarrollo de operaciones
3.2.1 Relativas al material de vidrio
  • Examinar el estado de las piezas antes de utilizarlas y desechar las que estén defectuosas.
  • Desechar el material que haya sufrido golpes contundentes, aunque no se observen fisuras.
  • Efectuar el montaje de cada operación con especial cuidado, evitando que los distintos elementos que intervienen queden tensionados, empleando los soportes y abrazaderas adecuadas y fijando todas las piezas según la función a realizar.
  • No calentar directamente el vidrio con la llama. Para ello, se recomienda interponer un material capaz de difundir el calor, como una rejilla metálica y utilizar preferentemente piezas de vidrio PYREX.
  • Evitar que las piezas queden atascadas colocando una fina capa de grasa de silicona entre las superficies de vidrio en contacto.
3.2.2 Relativas al empleo de fuentes de calor
El trabajo con llamas abiertas genera riesgos de incendio y explosión ante la presencia de gases o vapores inflamables en el ambiente donde se realiza la operación. Para prevenir estos riesgos se recomienda:
  • Asegurar una ventilación suficiente en el laboratorio.
  • Utilizar encendedores piezoeléctricos para el encendido de mecheros, evitando el uso de cerillas o encendedores de bolsillo.
  • Trabajar con la estanqueidad suficiente, evitando la fuga de los vapores de materias peligrosas.
  • Vigilar la temperatura durante todo el proceso.
  • Al terminar una operación, asegurarse del enfriamiento de los materiales antes de aplicar directamente las manos para recogerlos.
3.3 Manipulación de botellas de gases
La manipulación de botellas de gases se llevará a cabo únicamente por personal debidamente entrenada para dicho cometido. La utilización de estos elementos por personas inexpertas puede comportar riesgos graves, como fugas de gases tóxicos y nocivos, incendios y explosiones.
Antes de utilizar una botella deberá leerse la etiqueta para asegurarse de que se trata de la que se pretende usar. En caso de duda sobre su contenido o forma de utilización, se consultará con el suministrador. Asimismo, toda botella que tenga caducada la fecha de la prueba periódica, según establece el Reglamento de Aparatos a Presión, será devuelta al proveedor.
Los grifos de las botellas se abrirán lentamente y de forma progresiva. En el caso de que se presente alguna dificultad en la apertura, se devolverá al suministrador, sin forzarla ni emplear herramienta alguna, ya que existe el riesgo de rotura del grifo, con el consiguiente escape del gas a presión. No se deben engrasar los grifos de las botellas, ya que algunos gases, como el oxígeno, reaccionan violentamente con las grasas, produciendo explosiones.
Si como consecuencia de un golpe accidental, una botella quedase deteriorada, marcada o presentase alguna hendidura o corte, se devolverá inmediatamente al suministrador del gas, aunque no se haya llegado a utilizar.
Cuando se tenga que abrir una botella de gas, se dispondrá la salida del grifo en posición opuesta al usuario y en ningún caso estará dirigida hacia las personas que se encuentren en las proximidades. De este modo, se evitan las proyecciones de gas a presión o de elementos accesorios, en el caso de fallo o rotura.
Una vez finalizado el trabajo con la botella, se aflojará el tornillo de regulación y el manorreductor y se cerrará el grifo.
En el caso de que se produjera una fuga en una botella de gas será necesario intervenir rápidamente, siguiendo los pasos que se indican (figura 2):
  • Identificar el gas.
  • Aprovisionarse del equipo necesario, que para gases tóxicos, nocivos o corrosivos deberá ser un equipo de respiración autónomo.
  • Seguir las siguientes pautas:

Figura 2. Pasos a seguir en caso de escape del gas de una botella.

0 comentarios: